Esp / Eng
Empresa | Productos | Agricultura sin residuos | Descargas | Noticias | Contacta

novedades

Tec-Fort formulado con la exclusiva Promicell Technology

7.6.2019
Tec-Fort es un insecticida natural a base de piretrinas naturales. Es eficaz contra el pulgón y mosc...

Grupo Agrotecnología Gold Sponsor de Biostimulants World Congress.

4.12.2018
En 2019, la ciudad de Barcelona acogerá la 4º edición de Biostimulants World Congress, convirtiéndos...

destacados

Grupo Agrotecnología abre nueva filial en Brasil.

24.1.2019
Brasil, nuevo hito empresarial de Grupo Agrotecnología en su estrategia de expansión internacional. ...

Inicio
9 de septiembre de 2014

Entrevista a Lluís Palou, investigador del IVIA

-El CTP (Centro de Tecnología Poscosecha) del IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias) y Grupo Agrotecnología han puesto en marcha un proyecto de colaboración. ¿En qué consiste exactamente?

-Se trata de la continuación de una serie de colaboraciones que ya habíamos iniciado con Grupo Agrotecnología. El primer convenio de investigación lo firmamos en 2011 y éste es el cuarto que firmamos con ellos. La línea de trabajo general es que la empresa desarrolla sus productos para el tratamiento poscosecha de frutas y hortalizas y nosotros en nuestro Laboratorio de Patología de Poscosecha hacemos ensayos de evaluación de su efectividad y comportamiento general, mediante protocolos científicos consensuados por la comunidad internacional para este tipo de evaluaciones en condiciones controladas. Normalmente empezamos con ensayos a escala de laboratorio, con pocos frutos, con una inoculación artificial de los hongos patógenos para determinar las concentraciones, tiempos de inmersión, forma de aplicación del producto, etc. más adecuados, para luego continuar con ensayos a escala semi industrial o industrial de simulación comercial de la aplicación real del producto.

- ¿Sobre qué aspectos fundamentales van a trabajar?

-Concretamente esta campaña vamos a trabajar con dos productos desarrollados por Grupo Agrotecnología. El primero es GA-HARVEST PLUS, un producto natural formulado a base de extractos de plantas con el que ya hemos determinado en años anteriores las mejores condiciones de aplicación y las características principales del tratamiento de poscosecha en distintos tipos de fruta fresca. Este año haremos una validación industrial de su aplicación comercial para el caso de los frutos cítricos; haremos la aplicación a escala industrial del producto en una central citrícola y simularemos en nuestras instalaciones del IVIA las condiciones usuales de comercialización (temperaturas y tiempos de almacenamiento, transporte, etc.) para analizar después la efectividad y persistencia del tratamiento.

El otro producto con el que vamos a trabajar es nuevo, el EXT60-FORM2, también un producto a base de extractos naturales, y estamos en una fase inicial de evaluación de esas condiciones óptimas de aplicación en poscosecha (concentración, temperatura y tiempo de baño más adecuados). En estas primeras fases trabajamos con inoculación artificial, inoculamos la fruta de manera controlada con esporas fúngicas que hemos obtenido a través de cultivos de los hongos patógenos en medios artificiales (placas Petri con medios con agar), y así podemos determinar la eficacia antifúngica de los tratamientos con el producto respecto a tratamientos control inoculados con el patógeno pero tratados sólo con agua. Otro aspecto importante a ensayar es la producción de fitotoxicidades. A veces, puede ocurrir que ciertas condiciones de aplicación de un producto nuevo de poscosecha no sean viables o queden limitadas porque provocan en la fruta algún tipo de fitotoxicidad, cuyos síntomas normalmente son daños visibles en la piel del fruto (manchas, picados, pardeamientos, etc.). Finalmente también simulamos distintas condiciones de almacenamiento frigorífico y vida comercial de los frutos tratados en función de posibles tipos de comercialización y de los mercados principales de destino de cada tipo de fruta ensayada, que en el caso concreto del EXT60-FORM2 son cítricos, frutas de hueso y caquis.

-¿Cuáles son las principales enfermedades que afectan a los frutos durante el periodo de poscosecha?

- Cada tipo de fruta para el consumo en fresco tiene sus principales enfermedades de poscosecha, cuyos síntomas se conocen genéricamente como podredumbres y que típicamente están causadas por hongos. En el caso de los cítricos hay dos patógenos principales, que son el Penicillium digitatum, que causa la podredumbre verde, y el Penicillium italicum, que causa la podredumbre azul. Como ven, el nombre común de las podredumbres se asocia al color de los síntomas en el fruto, que coincide normalmente con el color del hongo esporulado. Ambos son patógenos del mismo género y los causantes en una campaña normal del 80% de las patologías poscosecha de los cítricos españoles. La podredumbre verde es muy común en naranjas, mandarinas o limones almacenados a temperatura ambiental, mientras que la podredumbre azul suele predominar en frutos cítricos conservados en frío. Después tendríamos otras enfermedades con importancia relativa más dependiente de las condiciones particulares de cada campaña, de la zona de producción, etc., como pueden ser la podredumbre amarga, causada por Geotrichum citri-aurantii, la podredumbre gris, causada por Botrytis cinerea y algunas otras. Si hablamos de fruta de hueso (melocotón, nectarina, ciruela, cereza) la enfermedad más común es la podredumbre marrón o parda, causada por hongos del género Monilinia. En el caso de los caquis, la principal enfermedad de poscosecha es la podredumbre o mancha negra causada por Alternaria alternata, una enfermedad que aparece al final de la conservación frigorífica del caqui. Si hablamos de uva, tanto de vinificación como de mesa, la enfermedad más importante en poscosecha es la podredumbre gris causada por Botrytis, que también es la principal en el caso de la granada. En granadas conservadas a baja temperatura durante periodos largos de tiempo también puede ser alta la incidencia de enfermedades causadas por Pilidiella granati y algunas especies del género Penicillium.

-Sin duda, la fase de poscosecha debe ser una de las más estudiadas, ya que es cuando el fruto ha de estar en perfectas condiciones para llegar intacto al consumidor, ¿no es así?

-La fruta fresca es perecedera y la globalización y las exigencias de los mercados conllevan cada día más alargar los periodos de comercialización sin mermas importantes de calidad. Ello requiere la utilización de tratamientos de poscosecha para preservar la fruta durante más tiempo. Hoy en día es muy importante para el control de plagas y enfermedades el desarrollo de tratamientos alternativos a los convencionales, en los que se intenta controlar a los insectos y microorganismos perjudiciales sin dejar residuos químicos en los frutos tratados. Esto es especialmente importante en la fase de poscosecha, que es cuando la fruta está más próxima al consumidor. Además algunos mercados, sobre todo de exportación, demandan desde hace tiempo frutas que no estén tratadas con fungicidas químicos convencionales: fungicidas sintéticos como el imazalil o el tiabendazol que, aunque se emplean dentro de los LMR (Límites Máximos de Residuos) establecidos por la legislación, siempre dejan ciertas cantidades de residuos químicos en el fruto. Actualmente este problema se agrava ya que los principales importadores (cadenas alimentarias del centro y norte de Europa) son más restrictivos con los productores españoles de fruta y exigen LMR sensiblemente inferiores a los que marca la ley, para así ofrecer a sus clientes productos supuestamente más sanos. Debido a estas restricciones de los mercados y también a que las Administraciones son cada día más exigentes y van reduciendo el número de agroquímicos disponibles por temas de salud y medioambientales, surge la importancia de empresas como Grupo Agrotecnología, que se dedican al desarrollo de productos naturales no contaminantes, productos obtenidos a partir de extractos de plantas, aceites esenciales, péptidos y proteínas, etc., que no tienen las limitaciones de uso de los químicos convencionales y que también podrían usarse para la producción ecológica u orgánica, caracterizada por el uso de productos totalmente naturales durante todas las fases del cultivo. Los productos químicos convencionales, a parte de los residuos químicos contaminantes, tienen el problema de que inducen la aparición de cepas resistentes de los hongos patógenos. Si durante mucho tiempo usamos un mismo fungicida, los propios patógenos causantes de la enfermedad se adaptan y las poblaciones de cepas resistentes pueden proliferar hasta causar una grave pérdida de eficacia de ese fungicida. En muchas ocasiones se aumentaban erróneamente las dosis de producto químico como respuesta a la presencia de cepas resistentes, pero lo único que se conseguía era un aumento de la presión de selección sobre el patógeno que sólo provocaba que la pérdida de eficacia fuera mayor y más rápida. Los productos naturales no presentan esta problemática y además cumplen con las exigencias de la legislación y los mercados en materia de salud y medioambiental.

-¿Cuáles son los aspectos o factores que pueden llevar a que el producto desarrolle problemas o enfermedades en la fase de poscosecha? ¿Qué tratamientos o prevenciones debería de llevar a cabo el agricultor para minimizar estos problemas y obtener un fruto de larga vida?

-Varía dependiendo de cada patosistema. Por un lado, está el fruto huésped y por otro el patógeno que causa la enfermedad. La combinación de ambos, junto a las condiciones ambientales, forman lo que llamamos el triángulo de enfermedad. En las enfermedades de poscosecha, podemos diferenciar en general entre dos grandes tipos; por un lado las causadas por patógenos que causan infecciones latentes, es decir los patógenos que llegan a la flor o al fruto mientras éste se está desarrollando en el campo. La infección se produce en la plantación, pero por determinadas condiciones el patógeno permanece latente o inactivo sin apreciarse signos de la enfermedad. El fruto se cosecha sin síntomas visibles y es después, en poscosecha, cuando el fruto está en las cámaras de almacenamiento o incluso en el mercado, cuando las condiciones determinantes del triángulo de enfermedad han variado, cuando se desarrolla la enfermedad y aparecen los síntomas. Este cambio de condiciones tiene que ver con un cambio de las condiciones ambientales, pero sobretodo con un descenso de la resistencia natural del fruto huésped. Este es el caso de la mayoría de infecciones producidas por Botrytis, Alternaria y otros hongos importantes.

Por otro lado tenemos los patógenos de herida, hongos como los del género Penicillium, que únicamente producen infección y posterior podrido si la piel del fruto presenta heridas o microheridas por las cuales pueden penetrar las esporas de estos hongos. La mayoría de estas infecciones se producen en las últimas fases del cultivo y muchas son debidas a heridas producidas durante la recolección o el manejo de los frutos en las centrales frutícolas o en las cámaras de conservación. Por tanto, es muy importante el manejo cuidadoso de los frutos durante la recolección para minimizar los daños en la piel que son vía de entrada de patógenos. Puesto que mucho inóculo fúngico también está presente en los almacenes, especialmente a medida que avanza la campaña, también es importante realizar una limpieza y desinfección adecuadas en las instalaciones de las centrales hortofrutícolas de forma paralela a los tratamientos antifúngicos de poscosecha que se apliquen a la fruta. En el caso de infecciones latentes que se producen en campo son importantes también los tratamientos en campo con productos fitosanitarios para reducir la producción y diseminación de inóculo fúngico y reforzar la resistencia natural del fruto.

-Según los estudios que están llevando a cabo, ¿cuáles son las frutas más propensas a desarrollar enfermedades en la poscosecha?

-Todas las especies de fruta fresca son susceptibles en mayor o menor medida a uno o varios tipos de enfermedades de poscosecha causadas por hongos patógenos. La incidencia final y las consiguientes pérdidas económicas dependen de muchos factores, tanto de precosecha (zona productora, variedad, condiciones agroclimáticas, etc.) como de poscosecha (recolección, manejo, limpieza, tratamientos, condiciones de almacenamiento, mercado de destino, etc.). En algunos casos, como por ejemplo en fruta de hueso o en cítricos se habla cada campaña de cuáles van a ser las pérdidas causadas por Monilinia o Penicillium, respectivamente, porque ya se asume que se van a presentar estas enfermedades y la incógnita es conocer que grado alcanzarán. En general todas las frutas frescas son susceptibles de sufrir podridos en poscosecha.

-Empresas como Grupo Agrotecnología están logrando unos resultados muy buenos en el tratamiento de los productos hortofrutícolas, ¿qué están haciendo y qué pueden hacer para que las frutas y hortalizas lleguen a la mesa del consumidor con el mejor aspecto y una mayor vida poscosecha?

-El papel de empresas innovadoras como Grupo Agrotecnología, que desarrollan alternativas tecnológicas nuevas, es esencial cuando hablamos de una producción de fruta fresca no convencional, es decir aquella en la que no se utilizan fungicidas químicos para el tratamiento en poscosecha y se requieren alternativas no contaminantes. Incluso en la propia producción convencional es más importante cada día la reducción del uso de estos agroquímicos. Estos productos se llaman fungicidas porqué son capaces de matar al hongo patógeno (actividad curativa), pues pueden penetrar en la piel del fruto y son muy persistentes, por lo que también pueden proteger el fruto de futuras infecciones que puedan tener lugar en la central o en las cámaras en fruta ya tratada (actividad preventiva). Los productos naturales alternativos, que normalmente no son directamente venenosos para el patógeno, no tienen por tanto un efecto fungicida y una persistencia tan claros. Esto conlleva que presenten limitaciones en su modo de acción y su eficacia, pero al mismo tiempo es precisamente el motivo por el cual no generan problemas de contaminación. En general podemos diferenciar tres tipos distintos de métodos de control alternativos: físicos, químicos de bajo riesgo y biológicos. Debido a esas limitaciones, es importante situar los tratamientos antifúngicos dentro de un contexto más amplio. En el caso de las enfermedades de poscosecha, este contexto lo podemos denominar Control Integrado No Contaminante de Enfermedades de Poscosecha (CINCEP). La idea es que el tratamiento antifúngico de poscosecha alternativo se sitúe dentro de un contexto global en el que se tengan en cuenta todos los factores de precosecha, de cosecha y de poscosecha que, de alguna manera, pueden influir en el desarrollo de las enfermedades más importantes. Hay que considerar todas estas fases y factores para actuar sobre cada uno de ellos con los medios que tengamos al alcance, y siempre sin el uso de fungicidas químicos convencionales, para minimizar la incidencia de la enfermedad. Por tanto, el tratamiento antifúngico alternativo de poscosecha no puede ir solo, sino acompañado de una serie de medidas adicionales de todo tipo cuya adopción tiene mucha más importancia que en la producción convencional (manejo en campo, recolección cuidadosa, discriminación de partidas, limpieza y desinfección, manejo en almacén, etc.). Este concepto difiere del de Producción Integrada (PI), legislada en España para cada cultivo a nivel de Comunidades Autónomas, en que ésta sigue permitiendo el uso de fungicidas convencionales. En este sentido, el concepto de CINCEP supondría un avance respecto a la protección del medio ambiente, y podría ser equivalente para las enfermedades de poscosecha a lo que conocemos como producción de residuo cero respecto al control de plagas y enfermedades de campo.

-¿Considera importante el apoyo a las empresas que, como Grupo Agrotecnología, desarrollan productos respetuosos con el medio ambiente, el consumidor y el productor?

-Sí, mucho. Precisamente, como comentaba al hablar sobre la problemática de la exportación y el abuso en la utilización de fungicidas químicos convencionales, es a raíz de la actividad de empresas como Grupo Agrotecnología cuando poco a poco va mejorando la situación y se van poniendo a disposición del sector de las frutas y hortalizas productos y soluciones tecnológicas innovadoras que limitan la dependencia de estos químicos contaminantes y aseguran el futuro del sector. A día de hoy, aunque algunos fungicidas aún se pueden seguir utilizando en los próximos años, las previsiones son que, en un futuro no muy lejano, la gran mayoría van a ir cayendo de la lista de fitosanitarios autorizados por la legislación europea, que cada día es más restrictiva. Así, el control de enfermedades de poscosecha va a quedar en manos del desarrollo de tratamientos y productos naturales y respetuosos con el medioambiente, los tratamientos que nosotros hemos venido llamando alternativos y que deben aplicarse dentro de estrategias generales de CINCEP. Por tanto, además de las investigaciones que el sector público debe impulsar para el correcto establecimiento de este tipo de estrategias globales, también hace falta un apoyo legislativo, a nivel de las administraciones, para fomentar la actividad de este tipo de empresas que se dedican al desarrollo de productos alternativos novedosos. Creo que necesitan un apoyo más decidido para sus actividades de I+D y también para facilitar el registro de sus productos, ya que el cambio de paradigma hacia unos tratamientos de poscosecha naturales y respetuosos con el medio marca el futuro próximo de la actividad hortofrutícola y es de interés general para legisladores, productores y consumidores. 

EMPRESA | PRODUCTOS | AGRICULTURA SIN RESIDUOS | DESCARGAS | NOTICIAS | CONTACTA

Polígono Puente Alto, Parcela 57 • 03300 Orihuela (Alicante) Spain • Tels.: 34 96 673 82 32 • Fax: 965 302 115

info@agrotecnologia.net

Política de CookiesTérminos y condicionesPolítica de privacidad

Información sobre cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí -